CONVENTO JESÚS MARÍA DE LAS MM. MÍNIMAS DE SAN FRANCISCO DE PAULA

Situado en la calle de su mismo nombre. En el inicio de la calle, se encuentra el Cuadro de la Virgen Durante mucho tiempo marcaba el límite norte de la ciudad así como el inicio del Camino   Viejo o de Herradura hacia la Sierra y el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza. El templete fue construido en 1610 en cantería por el maestro Rafael Pérez de Ortega. Su hornacina alberga un cuadro de la Virgen de la Cabeza, patrona de Andújar por bula del papa Pío X el 18 de marzo de 1909 y de la diócesis de Jaén por bula del papa Juan XXIII el 27 de noviembre de 1959.

CONVENTO DE LA MM. MÍNIMAS, CALLE ANCHA

Fundadoen 1495, por Elena de Lucena Navarro y su sobrina Francisca con la estrecha colaboración de su padre don Pedro de Lucena Olid, embajador de los Reyes Católicos ante la corte de  Carlos VIII de Francia y amigo de San Francisco de Paula.

Antonio Terrones Robles, en su obra “Vida, Martitio, Translación y Milagros de San Eufrasio Obispo y Patrón en Andújar” (1657) hace la siguiente referencia sobre este convento“El Convento de Monjas de Jesús María, de la orden de San Francisco de Paula, fue el primero que el glorioso Santo fundó, no sólo en España, sino de toda su religión, en aquella caridad y humildad en que las dejó están. Es muy gran Convento, Templo y Capilla; sus patronos son los caballeros Valenzuela, y tiene muchas reliquias que les dejó el Santo, sujeto a los religiosos de dicha orden. Dícelo todo mejor que yo el doctísimo Padre Fray Lucas de Montoya, cronista de la Orden de los Mínimos.  El Convento de nuestras religiosas en esta ciudad de Andújar se fundó en el año 1495, a 11 de junio, día de San Bernabé, con título de Santa Elena, en el cual Pedro de Lucena Olid y su hija Elena, entregaron a la Religión las casas de su morada para reedificar Monasterio de Monjas, en que entraron por primeras fundadoras María de Lucena Olid, y Francisca de Lucena Olid, hija y nieta de Pedro y Elena de Lucena.  Señalóse por Vicario al Padre Fray Juan Bosco, es el mas antiguo Convento de Monjas de nuestra Orden, su número es de ordinario de cuarenta y seis a cincuenta”.

Su iglesia es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón con lunetos. El coro en alto a los pies del templo.

La capilla mayor, algo más elevada que el resto del templo, se encuentra cubierta con un bello artesonado mudéjar.  Su armadura de limas de moamares, es de ocho paños o faldones y está decorada con motivos de lazo.  El centro está decorado con una piña de mozárabes dorados. La solera, maderos horizontales, con relieves de cabezas de ángeles, y las pechinas o cuadrantes con motivos de lazo.  Alberga la capilla un bello crucificado del siglo XVII, de estilo barroco, procedente de la ciudad de Ecija. Cabe destacar también un lienzo de la primera mitad del siglo XVII, de estilo tenebrista en el que se representa a San Francisco de Paula, fundador de la orden.

Artesonado que cubre la capilla mayor

La puerta conventual, con arco de medio punto entre pilastras y entablamento sobre el que se encuentra el escudo de la Orden.  Más interés presenta la puerta de la iglesia conventual. Esta puerta presenta gran similitud con la puerta del palacio renacentista de los Segundos de Cárdenas.  Se diferencia de aquélla por emplear el ladrillo y por su mayor simplicidad.  Su arco de medio punto se encuentra entre pilastras de orden toscano, que descansan en la línea de imposta a la que resalta.  El entablamento, de reducidas proporciones, se caracteriza por tener el friso decorado con

El convento fue muy maltratado en la guerra civil española, sirva de ejemplo la destrucción de su magnífico retablo barroco, sufrió una nefasta reconstrucción por Regiones Devastadas.  El 3 de mayo de 1990 la Orden presentó al Ayuntamiento un proyecto de remodelación de la fachada para “darle su estado primitivo” empleándose por ello el ladrillo visto para conseguir el mudejarismo de su origen

Retablo de estilo barroco destruido en la guerra Civil, 1936

En la página Web del convento nos narran una bella historia a cerca de la visita milagrosa realizada en marzo de 1507 por el santo Fundador:

San Francisco de Paula cuando aún vivía en el convento de Tours, se apareció a una hermana que desde hacía mucho tiempo le faltaba la mano derecha y milagrosamente se la restituyó…. Quedaron todas las religiosas impresionadas, y llenas de júbilo. Postradas a los pies del santo recibieron conmovidas el anuncio de su próxima partida de esta vida a la Patria bienaventurada y una tacita de madera, que Él les quiso dejar como recuerdo. Después de bendecirlas desapareció, dejándolas llenas de consuelo.Pocos días más tarde, el 2 de abril, a la misma hora que San Francisco de Paula pasaba de esta vida a la eterna, se oyeron doblar las campanas del monasterio, sin que nadie las tocase comprendiendo enseguida que el santo les estaba anunciando su tránsito a la bienaventuranza del cielo”.

Crucificado que preside la capilla mayor.