ASPECTOS DEMOGRÁFICOS DE LA CIUDAD DE ANDUJAR:

 1900-1930

     En 1900 la ciudad de Andújar contaba con 16.302 habitantes, ocupaba el quinto lugar de la provincia por su número de habitantes, tras Linares, Jaén Úbeda y Martos.  Treinta años más tarde, su población se elevaba a 19.986  habitantes, de los cuales 17.445 habitantes vivían en el núcleo urbano y el resto  en su término municipal.

CIUDAD DE ANDÚJAR

Censo de población de  1930

Población de derecho

Núcleo urbano

En el término

Mujeres

Varones

Tasa de analfabetismo

19.986

17.445

2.541

50,8%

49,2%

70,8%

Elaboración propia

    El incremento de población entre las dos fechas de referencia fue de 3.684  habitantes, lo que porcentualmente equivale al 22,5, crecimiento demográfico alejado de la media provincia, que en ese  periodo de tiempo fue del 42%. Su evolución demográfica se encuentra  a medio camino entre   Villacarrillo o La Carolina y  Baeza, pues mientras los dos primeros municipios multiplicaron por dos su población entre 1900 y 1920, el de Baeza sólo registra un incremento del  6,5%.

La aportación de la población de la ciudad de Andújar con relación a su Partido Judicial tiende a la baja desde mediados del siglo XIX. En 1850, proporcionaba  al total de la población de su partido judicial el 38,2%; en 1860, lo hacía en el     36,7% y en 1930 el 30,6%. Esta pérdida porcentual con respecto a su Partido Judicial, se debe a que su crecimiento demográfico en dicho periodo fue menor al registrado en poblaciones como Arjona, Marmolejo, Espeluy y Cazalilla.

   

     La  población de Andújar pasa por tres momentos bien diferentes en el primer tercio del siglo XX,  que coinciden con cada una de las tres décadas objeto de nuestro estudio. En la primera década, el incremento de población fue de 197 habitantes, lo que equivale porcentualmente al 1,2, inferior en 8,7 punto a la media provincial. Comportamiento que supone una inflexión con respecto al aumento de población que la ciudad tuvo en  los últimos quince años del siglo XIX, en los que el incremento intercensal - entre 1885 y 1900- se elevó al 14,4%. Desde el punto de vista agrícola, la primera década no fue nada favorable, muy especialmente el primer quinquenio, sirva, a modo de ejemplo, los años comprendidos entre 1903-1905. Las pésimas cosechas, la carestía de la vida y el flujo migratorio propiciaron este estancamiento demográfico. Ramón Roda, vecino de Andújar, dirá al respecto:" librar a Andújar de los horrores del hambre, ó de la despoblación ... la emigración en Andújar va adquiriendo alarmantes proporciones".

    En la segunda década, el comportamiento demográfico  será más favorable. En ésta se produce  un crecimiento intercensal del 8,7, a pesar de las muchas adversidades y contratiempos que se pueden constatar en este decenio: las malas cosechas de 1913 y 1914; el proceso inflacionario de 1914-1919; el brote de difteria de 1912; el sarampión de 1913, y, sobre todo, la gripe de 1918, Los años con peor balance demográfico del segundo decenio son 1914, 1916 y 1918. Si recurrimos al censo de 1930 observamos que mientras los nacidos vivos en 1918 suman 289, los de año de 1919 son 397. La tasa de mortandad en las dos primeras décadas será muy elevada, por encima del 30. Para la opinión de la época, las dos primeras décadas habían tenido un comportamiento demográfico muy negativo, afirmándose al respecto: " en los primeros veinte años del siglo XX la mortandad excedió de la mitad de la población." El mejor balance demográfico que presenta la segunda década con respecto a la primera, a pesar de padecer mayores inconvenientes, radica, esencialmente, a la fuerte emigración que se da en la primera. 

    En la tercera década, el aumento de población es del 11,3%, superior al registrado en las décadas anteriores, pero inferior al del periodo 1885-1900. El aumento de población del tercer decenio supera en un 19% al incremento registrado en las dos décadas primeras. Una situación económica más favorable y una realidad demográfica bien diferente explicarían este saldo demográfico más favorable.. Si bien, en la referida década, la ciudad seguía sin resolver sus  problemas tradicionales de infraestructura – suministro de agua potable, alcantarillado, déficit de viviendas baratas, etc.-, la tasa de mortandad se redujo de forma significativa, estableciéndose en unos valores próximos a los de la media provincial – 20 l-, mientras que la tasa de natalidad, en 1930, se mantenía en  el 32‰. A ello hay que añadir que el flujo migratorio disminuyó significativamente, al aumentar la oferta de trabajo con la realización de obras públicas de carácter estatal.

 

Evolución de la población en el primer tercio del siglo XX

 

Provincia de JAÉN

ANDÚJAR

Años

Población

Incremento intercensal

% aumento

Población

Incremento intercensal

% aumento

1900

474.490

-------

-------

16.302

-------

---------

1910

526.718

52.228

11,0

16.499

197

1,2

1920

592.297

65.579

12,4

17.950

1.451

8,7

1930

674.415

82.118

13,8

19.986

2.036

11,3

 

    En 1930, la población de Andújar se distribuía de forma equitativa entre ambos sexos, aunque con una ligera ventaja para las mujeres, que sumaban 10.152 frente a los 9.833 varones. La población joven, es decir, la menor de 15 años, representaba el 33.3% de la población total. La población anciana, mayor de 60 años, el 8,58%, y la población adulta el 58.12%. No obstante, no debemos olvidar que la fe de vida en 1930 se situaba en los 50 años, por lo que la edad de los 60 años era un privilegio biológico no alcanzado por la mayoría de la población en aquel tiempo. La disminución de la población a partir de los 50 años es drástica, hasta el punto que la población con 50 años superaba cuantitativamente a la comprendida entre los 51 y 53 años.

    La pirámide de edad de 1930 en Andújar es la propia de una sociedad preindustrial, caracterizada por la importancia numérica de la población adulta y joven y el escaso valor numérico de la población anciana dentro del conjunto. En la etapa adulta se puede apreciar como la población comprendida entre 21-25, 31-35, 41-45 y 51-55 años presenta un comportamiento anómalo. Periodos de edad que se corresponden con los quinquenios 1910-1906, 1900-1896, 1890-1886 y 1880-1876, respectivamente. La explicación de esta realidad hay que buscarla fundamentalmente en las crisis de subsistencia y su incidencia en la mortandad infantil. Años de escasa producción y por tanto de hambre y dificultad fueron 1880, 1894, 1896, 1898-1900, 1903-1906 y 1910, que guardan relación con los quinquenios señalados.

ASPECTOS ECONÓMICOS DE LA CIUDAD DE ANDUJAR

 

CIUDAD DE ANDÚJAR

CENSO DE POBLACIÓN DE 1880 (13.454 hbs.)

Distribución de la mano de obra por sectores de producción

Total mano obra activa 3.598/ 26,7% de la población

Sector Primario

Sector Secundario

Sector Terciario

Valor

%

Valor

%

Valor

%

2.086

57.97

757

21.03

755

20.98

CENSO DE POBLACIÓN DE I900 (16.302 hbs)

Distribución de la mano de obra por sectores de producción en 1900

Total mano .o. a. 4.982 / 30,5% de la población

Sector Primario

Sector Secundario

Sector Terciario

Valor

%

Valor

%

Valor

%

2.943

59,07

1.111

22,2

928

18,6

Distribución de la mano de obra por sectores de producción en la provincia de Jaén

Valor

%

Valor

%

Valor

%

 

73,5

 

16

 

10,4

CENSO DE POBLACIÓN DE I930 (población derecho 19.986 hbs)

Distribución de la mano de obra por sectores de producción

Total m.o. a. 5.694 / 28,4% del total de la población

Sector Primario

Sector Secundario

Sector Terciario

Valor

%

Valor

%

Valor

%

3.686

64.7

1.047

18.4

961

16.9

Distribución de la mano de obra por sectores de producción en la provincia de Jaén

Valor

%

Valor

%

Valor

%

 

65,8

 

21,1

 

13,0

El 93 % de la m.o.a del S.P corresponden a los jornaleros (3.430)

 

    En 1930 el 64,7% de mano de obra activa estaba relacionada con el sector primario, un punto por debajo de la media provincial, y el 35,3% al sector secundario y terciario. En el primer tercio del siglo XX, la actividad agraria, no sólo mantiene su papel hegemónico en el conjunto de la actividad económica, sino que  se potencia con respecto a la centuria anterior. En 1900 la mano de obra activa vinculada al sector primario era del 59,07%, es decir, 5,6 puntos menos que en 1930.

    En 1930 la mano de obra activa de Andújar se elevaba a 5.692 trabajadores, de los cuales 5.389 eran varones y 303 mujeres. Este desfase entre la mano de obra masculina y femenina se debe a que las mujeres casadas de clase obrera se le asignaba en el censo la profesión de "sus labores", pues se consideraba que su participación en las faenas agrícolas, en el periodo de recolección, era eventual, pues dependía de la oferta de trabajo de cada año agrícola. Cuando los jornales escaseaban, como ocurrió en 1930, la mano de obra masculina tenía preferencia a la femenina, como consecuencia de los roles asignados a ambos sexos: patria potestad y responsabilidad económica al varón y madre y esposa a la mujer.

    De las 5.359 mujeres censadas en 1930 entre 16 y 65 años, tan solo 303 aparecen vinculadas al mundo laboral, en oficios tales como: costurera, peluquera, criada, matrona, etc.. Por orden de importancia numérica las mujeres se dedican: 105 sirvientas, 89 religiosas, 48 modistas, 28 prostitutas, 13 maestras, 10 sastras, 6 telefonista, 3 matronas y 1 peluquera. Valores que hablan por sí mismos y que responden a una mentalidad cerrada y misógena. Una comunidad agraria, como es Andújar en 1930, con una oferta de trabajo escasamente diversificada, con un índice de analfabetismo superior al 70% y con la mentalidad imperante de la época  limitará el trabajo de la mujer a actividades no cualificadas o aquellas que se consideran propias de su condición como: enfermera, maestra, matrona, modista, telefonista, etc. Esta realidad, lógicamente, no es privativa de Andújar sino que es extensible a todo el estado español. Con  la proclamación Segunda República, la mujer comienza su andadura como ciudadana de primer grado y su lucha para ocupar el lugar que le corresponde, por derecho, en la sociedad española.

  Del 64,7% de la mano de obra activa vinculada al sector primario a los jornaleros le corresponde el 93 % del anterior porcentaje. Los jornaleros representaban en el total de la mano de obra activa de la ciudad el 60%. Porcentaje, difícilmente tolerable para una comunidad agraria en la que la propiedad se concentraba en menos del 8% de la población. En los cincuenta años que separan 1880 y 1930, en Andújar se duplica el número de jornaleros, de 1.764 jornaleros se pasa a 3.430, respectivamente. La causa de este aumento se encuentra en el incremento demográfico que la ciudad registra en dicho periodo de tiempo, así como en la incapacidad que muestran los otros sectores de producción para aumentar su oferta de trabajo y asumir, de este modo, parte de ese incremento de la mano de obra productiva. En definitiva, "a más población, más mano de obra jornalera", lo que supone un drama social, si tenemos en cuenta que este aumento no se corresponde con un incremento proporcional en la oferta de trabajo agrícola. No debemos olvidar que el incremento de población se registra, en gran parte, entre 1920 y 1930, es decir, en los años en los que se realizan en el término de Andújar obras públicas como el pantano de La Lancha o la línea de ferrocarril hacia Puertollano, por lo que el problema del exceso de mano de obra jornalera se retardará hasta finales de 1929, coincidiendo, por tanto, con la gran depresión y la crisis agraria. Los últimos momentos de la dictadura de Primo de Rivera, coincide, por tanto, con el deterioro de la economía, la alteración del clima social y la crisis de la monarquía.

    Si en el sector primario el número de trabajadores aumenta a lo largo de la centuria, no ocurre lo mismo en el sector secundario, en el que se produce un leve retroceso a lo largo del primer tercio del siglo XX.

    Según el censo de 1930 sus trabajadores se distribuyen en 49 oficios, quince menos que en 1880. Si bien, la desaparición de antiguas profesiones del sector explicaría en algo el retroceso de la mano de obra del sector, la razón fundamental hay que buscarla en la mecanización de la industria de transformación  aceitera y el harinera. A partir de la segunda década, se produce una modernización del sector, siendo ejemplo elocuente de ello Electra del Guadalquivir,- el salto de agua del molino de Casas Nuevas,.en 1914-, las fábricas de harina "Ntra. Sra. De la Cabeza" - en funcionamiento en 1915 con un capital social de 300.000 pesetas- y la Divina Pastora de José Jiménez Galvez, la fabrica de orujo de Benayas, Montes y Gavilán de la Torre - inaugurada en 1921-, fábrica de orujo y sulfuros de Pablo Jiménez y CIA, la Sociedad Oleum, etc. En 1920 el semanario El Guadalquivir de forma entusiasta afirmaba: "Andújar progresa". En aquel artículo se afirmaba:

"Es un hecho evidente que el movimiento que se viene operando hace varios meses en esta ciudad, marcha en progresión ascendente y se adentra con titánico empuje hacia la transformación y engrandecimiento de la vida local.

...Retraído generalmente hasta aquí el capital, muéstrase desde ahora resuelto a la implantación de industrias nuevas, además de impulsar grandemente en las ya establecidas tiempo ha en la bien situada Andújar.

Era proverbial la fama de sus típicas alcarrazas, jabones renombrados, cerámica artística, velas de rica cera, artículos todos ellos de justo precio en los grandes mercados y que lograron altas recompensas en Exposiciones y Certámenes, amén de otras manufacturas de menor exportación, así como notorio es el incremento adquirido por el arte tipográfico en los últimos años, digno de honrosa mención.

La creación de nuevas empresas mercantiles, avecina una etapa de prosperidad que ha de influir desde luego en el desenvolvimiento social y económico de nuestro pueblo.

De su espíritu emprendedor hablan muy alto las doce fábricas que se están levantando. -algunas ya en explotación- muchas de las cuales quedarán terminadas para fin de año. Son estas de hielo artificial, de panificación, de cerámica, de aceites de orujo, de envase de madera, de pasta para sopa, de tejidos, de ladrillo prensado, de jabones, de envases metálicos, de refinación de aceites de oliva y de productos químicos.

Al margen de tales estímulos regeneradores, surgen Sociedades bancarias que han de establecerse en fecha próxima; compañías mineras que horadan las entrañas de nuestra sierra con fructuosa compensación; capital forastero que atenderá la traída de aguas, si los de casa no se lanzan a este gran negocio, aún sin explotar.

Y este resurgir alentador se nota lo mismo en la esfera oficial que acomete briosamente obras de urbanización, anunciando un amplio plan, á realizar, que en la iniciativa particular, la cual, sin el temor al precio elevado de materiales y mano de obra, hace levantar actualmente diez o doce casas de nueva planta, la mayoría de las cuales en las vías principales de la ciudad."

Evolución de la mano de obra en el sector secundario: 1900 y 1930

PROFESIONES

1900

1930

Alfarero

........

23

Alimentación

214

61

Confección textil

166

71

Construcción y afines

198

344

Esparto

16

4

Industrial

......

150

Jabonero

.....

10

Madera

81

110

Mecánica y metalúrgicas

122

122

Piel y calzado

203

119

Oficios Varios

102

32

Total

1.102

1.046

 

 

CENSO DE ANDÚJAR DE I930

SECTOR SECUNDARIO

 

SECCIONES

PROFESIÓN

1

2

3

4

5

6

7

8

 

1. ALADRERO

----

----

1

2

----

----

----

----

3

2. ALBAÑIL

19

52

17

53

53

25

59

21

299

3. ALBARDONERO

----

1

----

----

----

----

1

----

2

4. ALFARERO

8

----

1

5

3

4

1

1

23

5. ALPARGATERO

1

6

1

7

3

 

2

2

22

6. ARERO

1

----

----

----

----

----

----

----

1

7. BLANQUEADOR

1

----

----

----

----

----

----

----

1

8. BUÑOLERO/a

----

----

----

1

----

1

----

1

3

9. CALDERERO

----

----

----

1

----

----

----

1

2

10. CANTERO

----

----

1

----

----

----

1

----

2

11. CARPINTERO

11

19

6

14

16

8

24

10

108

12. CERERO

----

----

----

1

----

5

3

----

9

13. CONFITERO

3

3

----

----

----

----

1

----

7

14. CURTIDOR

1

----

----

1

----

----

1

----

3

15. ELECTRICISTA

----

3

1

----

----

1

1

----

6

16. EMBREADOR

----

1

----

----

----

----

----

----

1

17. ENCALADOR

----

2

----

----

1

----

----

2

5

18. ESCULTOR

1

----

----

----

----

----

----

----

1

19. ESPARTERO

----

----

----

----

----

----

4

----

4

20. ESQUILADOR

----

----

----

2

1

----

----

1

4

21. FONDISTA

----

2

----

----

----

----

3

----

5

22. FORJADOR

----

----

----

1

----

----

1

----

2

23. FUNDIDOR

1

2

----

----

----

----

----

----

3

24. GUARNICIONERO

----

1

----

5

----

----

----

2

8

25. HERRADOR

1

1

----

1

4

1

----

----

8

26. HERRERO

7

3

4

15

6

2

4

4

45

27. HOJALATERO

1

3

 

1

1

2

1

 

9

28. HORNERO

----

1

----

----

----

----

----

----

1

29. INDUSTRIAL

11

25

21

12

22

12

27

20

150

30. JABONERO

2

4

----

1

----

1

1

1

10

31. MECÁNICO

9

16

2

3

3

4

1

3

41

32. MODISTA

12

18

6

----

6

2

6

----

48

33. MOLINERO

1

----

----

----

----

----

----

----

1

34. OBRERO

2

----

----

----

----

----

----

----

2

35. ODRERO

3

1

1

10

1

----

1

----

17

36. PANADERO

6

4

6

7

3

16

3

4

49

37. PEON CAMINERO

----

----

----

2

----

----

----

----

2

38. PICAPEDRERO

----

1

2

2

----

----

----

----

5

39. PINTOR

3

4

----

1

5

3

4

----

20

40. PLATERO

1

----

----

----

----

1

----

----

2

41. RELOJERO

----

----

----

1

1

1

3

1

7

42. SASTRA

3

6

----

1

----

----

1

----

10

43. SASTRE

3

1

----

2

----

----

2

1

9

44. SILLERO

----

1

----

----

----

----

----

----

1

45. TABLAJERO

----

1

----

----

----

----

----

----

1

46. TALABARTERO

----

----

----

----

----

1

----

----

1

47. TORNERO

----

----

----

1

----

----

1

----

2

48. TURRONERO

----

----

----

----

----

----

1

----

1

49. ZAPATERO

6

14

2

10

10

7

11

9

69

TOTAL

1.047

 

 

Sector terciario

  El sector terciario lo componía 961 trabajadores, de los cuales 246 eran trabajadoras, que representan dentro del cómputo total de la mano de obra activa el 16.9% , porcentaje inferior al registrado en 1880 que se elevaba al 20,8%. El sector lo compone 79 profesiones, entre las cuales destacan el número de trabajadores: 215 empleados, 105 sirvientas, 97 comerciantes, 89 religiosas, 53 escribientes y 51 barberos. Estas seis profesiones suman un total 610 trabajadores/as, lo que equivale porcentualmente dentro del sector al 63.4.

    CENSO DE ANDÚJAR DE I930

SECTOR TERCIARIO

PROFESIÓN

Total

PROFESIÓN

Total

ABOGADO

1

GUARDIA CIVIL

20

ADMINISTRACIÓN

2

IMPRESOR

16

ADMINISTRADOR

1

INGENIERO

5

AGENTE

3

INTERVENTOR

1

APUNTADOR

1

INSTITUTRIZ

1

BANQUERO

1

MATRONA

3

BANCA

1

MAESTRO/A

26

BARBERO

51

MAESTRO DE MÚSICA

1

BETUNERO

3

MAQUINISTA

1

CAMARERO

8

MARCHANTE

1

CAPATAZ

1

MAYORDOMO

2

CARNICERO

7

MÉDICO

11

CARRERO

1

MENDICIDAD

2

CARRETERO

1

MILITAR

4

CARTERO

6

NOTARIO

2

CELADOR

1

PATRONO

1

CESANTE

2

PELUQUERA

1

COCINERO

2

PERITO

6

COCHERO

4

PRACTICANTE

5

COMERCIANTE

97

PROCURADOR

4

COMISIONISTA

4

PROSTITUTA

28

CONSERJE

1

RELIGIOSA

89

CONSIGNATARIO

1

RELOJERO

7

CONTRATISTA

2

REPRESENTANTE

1

CONTRIBUCIONES

1

SACERDOTE

15

CORREDOR

6

SACRISTAN

4

CORREOS

1

SERENO

1

COSARIO

2

SIRVIENTA

105

CHOFER

30

SOLCHANTRE

1

DEPENDIENTE

4

SOMBRERERO

2

DEPOSITARIO

1

TABERNERO

1

DROGUERO

1

TÉCNICO

1

ELECTRICISTA

6

TELEFONISTA

6

EMPLEADO

215

TELEGRAFISTA

2

ESCRIBIENTE

53

TIPÓGRAFO

1

ESTANQUERO

5

TRATANTE

13

FACTOR

2

VENDEDOR

12

FARMACÉUTICO

10

VETERINARIO

2

FOTOGRAFO

1

VIAJANTE

6

GUARDA

1

 

Total

961

 

Volver a la página principal