CINE TÍVOLI

 

  La Sala Tívoli, en su origen Cine Tívoli, se encuentra ubicada en el espacio donde se situaba  el antiguo  castillo- fortaleza de la ciudad. Su expediente de demolición, aprobado  en  la sesión municipal de 5 de enero de 1932, fue presentado  por don José Corbella Pené, en nombre de don Bonoso Lara, y prorrogado por acuerdo municipal de 17 de Agosto de 1933, 

  El proyecto de nueva obra, de  Fernando Alzado,  fue impactante,  pues suponía una ruptura radical con la arquitectura de tipo regionalista o ecléctica que se estaba realizando en la localidad,  e inauguraba la arquitectura moderna de vanguardia,  que comenzaba a ensayarse en el estado español

   Su estructura metálica,  a modo de esqueleto,  el empleo del hormigón,  la ausencia de cualquier elemento que recordara la arquitectura del pasado,  la perfecta organización del espacio a la función destinada,  que preveía la eliminación de cualquier tipo de soporte interior que entorpeciera la visión del espectador en la sala de butacas,   sus aseos,  etc.,  maravillaron al andujareño de aquellos años,  que veía en el  edificio el símbolo de los nuevos tiempos. 

 

      

Se suele vincular este edificio dentro del movimiento expresionista,  si bien es más patente en su proyecto de fachada que en la concepción interior de su espacio.  La sala de butacas está presidida por el espacio de descanso del espectador,  en cuyos flancos se encuentran las escaleras y lavabos.  La fachada,  organizada en dos pisos separados por la visera de protección,  refleja fielmente esta organización descrita,  pues los referidos espacios de descanso,  se hacen coincidir en fachada con amplios ventanales que,  en el piso de entresuelo,  están separados con pilares semicilíndricos,  y en la planta baja,  con las puertas de acceso que flanquean un amplio cierre. 

Los espacios laterales de las escaleras se hacen coincidir,  en la fachada, con macizos.  La planitud de esta fachada se rompe,  en su  parte superior y en la del lado este - taquillas-,   con cuerpos resaltados de esquinas curvas,  que se conciben en forma de escuadra y  decoradas con bandas horizontales,  que,  junto a los ventanales,  son los elementos que dotan de personalidad a esta fachada de extrema sencillez. 

 

El "Castillo" era la denominación por la que los andujareños conocían el Alcázar árabe.  En él,  según la tradición oral,  se desarrolló una de las leyendas mas bellas de la ciudad:" Era el año del 711,  muerto don Rodrigo,  último rey visigodo,  en la batalla de Guadalete,  su hija Egilona terminó refugiándose en la ciudad de Andújar.  Según algunos,  vivió en casa del alfarero Crátilo,  según otros,  lo hizo en el Alcázar árabe.  De esta bella y devota mujer terminó enamorándose   Abd al-Azíz Ibn Musa ibn Nusayr,   el primer valí o gobernador musulmán de España y  dominador de  la gobernación de Teodomiro - la zona de Murcia-  mediante capitulación.  Abd al-Azíz,  para conseguir el amor de Egilona,  tuvo que convertirse al cristianismo en secreto,  y,  desde ese momento,  protegió a la población mozárabe de la península.  Conocido el hecho por el califa de Damasco,  Walid I,  dio la orden que marchara a la ciudad de Sevilla, donde iba a ser asesinado.  Degollado de un solo golpe de alfanje,   su cabeza ,  envuelta en alcanfor,  se envió a Damasco en donde el califa se la mostró a su padre como prueba de su justicia.  Fruto del amor entre Abd al-Azíz y Egilona nació poco tiempo después un hijo. "

Imagen del antiguo castillo fortaleza de Andújar a comienzos del siglo XX

 

Ir a la página: BUSCAR POR NOMBRES

                  Ir a la arquitectura civil