FACHADA DE PÉREZ DE VARGAS Y GORMAZ

 

 

 

 

 

 

 

 Esta fachada pertenecía al palacio del mismo nombre que estaba emplazado en la Plaza del Castillo.  Desgraciadamente el palacio fue destruido en los años sesenta por falta de previsión y por motivos especulativos, colocándose su fachada  en el frente oriental de la casa de los Segundos de Cárdenas, en el altozano de Santa Ana, hoy Arzobispo José Manuel Estepa.

  Casa palacio conocida también con el nombre de "Casa de las Argollas" por disponer de dos a cada lado de la puerta.  Las argollas,  decoradas con cabezas cubiertas con sobreros de tres picos,  se colocaron una vez concluida la crisis que se conoce como "motín de Esquilache (1765),  que en Andújar tuvo cierto relieve.  Con el detalle del sombrero de tres picos,  aparentemente una de las causas del motín,  los Pérez de Vargas expresaban su lealtad a Carlos III. 

  Palacio construido  a comienzos del siglo XVII por don Manuel Pérez de Vargas Párraga, caballero veinticuatro de la ciudad de Andújar,  y doña Juana Palomino Cobo. Línea de los Pérez de Vargas que será la depositaria  del título del marqués de Contadero, concedido por Carlos III,  4 de diciembre de 1775, a don Luís Sirvente Pérez de Vargas Zambrana Soto 1

  Su  fachada,  a caballo entre el Manierismo y el Barroco,  es,  junto a la portada torre de la casa de los Niños de don Gome, la única que se concibe en piedra en su totalidad en correspondencia con la magnitud del  patrimonio y la relevancia de la cuna de sus promotores. La simplicidad de su esquema la acerca al renacimiento tardío,  siendo sus frontones partidos, exigidos por la misma disposición de los vanos, la única referencia hacia la nueva estética barroca. Desconocemos la autoría del proyecto, aunque por aquellos años trabajaba el maestro de cantería Bernabé de Lorca en varios proyectos de la ciudad,  existiendo la posibilidad que realizara  la traza de este edificio. 

 

  Uno de elementos más significativos de la fachada, que le imprime gran singularidad, son  los sillares resaltados de talla plana que se proyectan por todo el paramento. Su función es puramente ornamental aunque contribuye a reforzar la sensación de solidez y monumentalidad que la cantería imprime a la fachada. Un ático sobre friso con cornisa voladiza remata la fachada. En el friso cuatro bocas de cañón a modo de gárgolas: dos frontales, alineados con los escudos que flanquean el balcón, y  dos en la arista; en las esquinas del ático escudos partidos sobre cueros recortados y yelmo con los linajes de los moradores y sobre él cinco balaustres o pináculos. 

       Detalle del ático, decorado con balaustre

                              

  Escudo con el linaje Pérez de Vargas, Gormaz y Gualbes

      La portada  dispuesta en torno al vano de la puerta y del balcón.  La puerta,  adintelada,  comprendida por columnas de orden toscano sobre pequeño pedestal.  El friso decorado con rombos.  El frontón partido atenaza el voladizo del balcón.  Sobre sus vértices los blasones de la familia.  El de la derecha,  sobre mascarón humano con cueros recortados y timbrado, con  yelmo y artístico plumero,  presenta el linaje de Gormaz y Palomino. 

 El de la izquierda,  los linajes de Pérez de Vargas,  Gormaz y Gualbes. El balcón rematado con frontón curvo partido  decorado con  escudo  partido sobre cueros recortados,  timbrado  y yelmo donde se representan los linajes de los Pérez de Vargas y Gormaz, los titulares del edificio

Argolla  decorada con cabeza cubierta con sobrero de tres picos

                                                                                                                          

Ir a la página: BUSCAR POR NOMBRES                 Ir a la arquitectura civil